sábado, 20 de septiembre de 2008

La Batalla de la Vida

Comienza la batalla. Los primeros escarceos de esta nueva oleada abortista han sido la convocatoria del Comité de Expertos para ampliar el aborto y la recomendación del Comité de Bioética de Cataluña para aprobar el aborto libre hasta el sexto mes de gestación. Reconozco que, como a aquellos guerreros novatos, prestos para el inminente combate, un escalofrío seco y reprimido me ha recorrido el pecho y se ha quedado aquí a vivir. Y empiezo a sentir que todos mis pasos, esfuerzos y tropiezos me han conducido a este aquí y ahora. En el grisáceo umbral del campo de batalla, hasta mis huesos comprenden ya que estoy en casa, que he nacido para esto.

Recuerdo esa otra batalla, cuando yo aún era un muchacho, en la que nuestros antecesores fueron vencidos. Juan Pablo II gritó en Madrid: "¡Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente!" La batalla se perdió, pero el grito de ese viejo capitán retumba aún en los corazones de los jóvenes, hace eco aún entre los rascacielos de la Castellana... ¡y nos llama de nuevo a la lucha!
Desde entonces, nuestro pueblo ha soportado en impuesto silencio la represión del aborto, de saber que en alguna cloaca disfrazada de clínica, quizá no muy lejos de donde vivimos, comemos, dormimos y amamos, nuestros pequeños compatriotas están siendo arrancados de la vida, arrancados de las entrañas de madres que quién sabe qué dramas, qué silencio y qué engaños las han conducido hasta allí, para luego dejarlas en la calle y que se las apañen como puedan el resto de sus vidas, sin poder sacar de su mente ni a ese hijo, ni esa muerte.

Se libra la Batalla de la Vida, una de las mayores ocasiones en las que un guerrero de nuestro tiempo puede aspirar a participar. Tenemos poco ya que perder y todo que ganar. Creo que estoy preparado para luchar, pero ¡vive Dios! que de lo que sí estoy seguro es de que voy a hacerlo, con todas mis armas y todo mi corazón. Mis armas son la verdad, la compasión y la imaginación. Y mi corazón lo tiene el Señor en sus manos.

Únete a nosotros, los que luchamos por la Vida: derechoavivir.org

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.