sábado, 11 de octubre de 2008

"JFK" - El gobierno del mundo en la sombra

CINE-FÓRUM
No sé nada del asesinato de JFK y no soy de los que, con cuatro ideas y viendo una película, ya creen tener una idea aproximada de los hechos. "JFK" podría ser un monumental bulo, o una cortina de humo más para confundir sobre la verdadera trama del asesinato de Kennedy. No obstante, me ha gustado mucho esta película-documental de Oliver Stone que ayer vi por primera vez (ya lo sé, no estoy a la moda... qué le vamos a hacer).

Más allá de los posibles culpables concretos que, acertadamente o no, sugiere esta película, se trata el tema de la existencia de poderes en la sombra, poderes que, en realidad, son los que manejarían los hilos de la alta política mientras los ciudadanos vivimos en la ilusión de la democracia. Tenemos derecho a opinar, al menos en el comedor de nuestra casa o en la barra del bar -ya es algo- pero, ¿es suficiente? ¿o nuestras inquietudes, opiniones y votos son como balidos de ovejas?

Para mí, es claro que existen relaciones de cooperación para conseguir objetivos políticos que incluyen grandes intereses económicos occidentales (Club de Bilderberg, Comisión Trilateral, los Rockefeller, los Ford, Bill Gates), potencias comunistas (como la antigua URSS y ahora, China), la masonería y lo que se ha venido llamando "progresismo", que es la máscara con la que todo lo anterior finalmente se presenta ante la opinión pública, -en nuestro país, con el rostro de ZP o el Diario "El País" (verdadero "organo oficial de expresión de los intereses de los grandes capitales mundiales").

Un caso paradigmático de estas relaciones fue la operación de desprestigio orquestada por la KGB contra Pío XII en los años ´60, con la colaboración inestimable de la progresía mediática y política de los países occidentales. Pero hay muchos más, de los que cito unos cuantos: La Marcha Verde de Hassan II sobre el Sáhara contó con el beneplácito internacional y permitió explotar sus inmensas riquezas en fosfatos por parte de multinacionales, mientras los saharauis apenas malviven y mueren en la miseria absoluta. El Memorándum 200 de Seguridad Nacional establece la "necesidad" de controlar las poblaciones de países ricos en materias primas pero subdesarrollados, para mantener los precios de saldo; esta decisión se prefirió a la alternativa de promover su desarrollo. La difusión del SIDA en África se podría haber frenado con fármacos a bajo precio, sin perjuicio de los propietarios de la patente: no se ha querido hacer. Conferencias internacionales auspiciadas por la OMS que han extendido el aborto y otros medios de imperialismo demográfico han sido financiadas por la Fundación Rockefeller y la Fundación Ford. Actualmente, la colaboración con el régimen chino permite la esclavitud de millones de trabajadores bajo el látigo del comunismo, sin derechos laborales ni civiles, a precios de saldo, y sin desarrollar la industria en otros países asiáticos, africanos, etc.

Esta conjunción de intereses (capitalistas-progresistas-comunistas) ha gestado un verdadero "gobierno del mundo en la sombra", como lo denominaba un ensayista sobre la Comisión Trilateral (Luis Capilla, 1993). Su maquiavélico "modus operandi" es del estilo de la masonería, que lleva cambiando gobiernos desde el siglo XVIII con el que es su verdadero lema: "el fin justifica los medios". El fin de la masonería -digámoslo claramente- es acabar con la Iglesia y con todo rastro de la moral objetiva que ha constituido la base de la civilización occidental, cristiana, para crear un "nuevo orden" regido por la inteligencia humana "libre de ataduras y limitaciones": esto permite el aborto, la eutanasia, la ingeniería social y la educación de los niños en la nueva "amoralidad inteligente" y la sumisión al "nuevo orden mundial". Constituye la plasmación política y social de aquel "seréis como dioses" con que el maligno persuade a Eva en el Génesis.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.