lunes, 12 de octubre de 2009

Begoña y Pilar: España es vasca.

11 de Octubre; la vizcaína Virgen de Begoña precede a la Virgen del Pilar. Como yo también soy de Bilbao -los bilbaínos nacemos donde nos da la gana- voy a referirme brevemente no a la españolidad de los vascos, sino a la vasquidad de los que somos y nos sabemos españoles. Lo vasco, podría decirse que es la quintaesencia de lo español; por eso nos duele tanto Euskadi. Decir vasco es decir persona valiente, sin doblez, que enfrenta los problemas por derecho, que sabe sufrir, amar y cantar al mismo tiempo, amante de lo suyo, amante de sus tradiciones, de su familia, de su pueblo, de su patria chica y de su patria grande, el mejor vasallo cuando tiene buen señor, como dice el Cantar del Mío Cid. Y esa es precisamente la quintaesencia del hombre y la mujer española.

Nadie puede amar de verdad su pueblo si no ama a su familia. Igual se entiende si el pueblo es España y la familia, Euskadi. Pero ha aparecido gentuza que ha emponzoñado esta realidad en beneficio propio, como si amar mucho a Euskadi implicara amar menos a España o viceversa, cuando la realidad es exactamente lo contrario.

La antítesis del vasco, el personaje más despreciable en la esencia humana vasca, es el cizañero, esa persona mezquina que hace de correveidile para provocar una pelea y sacar partido de ella. Eso fue Sabino Arana y eso son tantos como él: cizañeros, correveidiles. Por eso movería a risa, si no fuera reírnos de nosotros mismos, que un pueblo de valientes se transforme en un país de cobardes, de gentes que tuercen mezquinamente las palabras, que llaman paz a una cosa fétida y contemporizan con viles asesinos. Gentes dobladas como los del PNV, incapaces de enfrentarse a un crimen como el aborto, que nunca se sabe de qué lado están. Afortunadamente, pesa muchísimo más el ejemplo de los valientes -verdaderos vascos- que se dejan la vida por defender su verdadera herencia vasca y española, que miles de sinverguenzas peligrosos, que ni son españoles ni vascos, ni saben dónde tienen la mano derecha.

Hoy, noche del día de la Virgen de Begoña, víspera del Pilar, fiesta de España y de toda la Hispanidad, he querido acordarme de que España es también vasca, y que eso jamás nos lo podrán quitar ese atajo de cobardes y cizañeros profesionales:

De un bilbaíno nacido en Cádiz y criado en Madrid, a todos mis compatriotas vascos y españoles, el 11-12 de Octubre: ¡Viva Euskadi y viva España!

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.