miércoles, 7 de octubre de 2009

Cada Vida Importa

Cada Vida Importa. No basta con no hacer el mal. Estoy seguro de que mucha buena gente ve con horror el aborto. Estoy seguro de que reconocen que el bebé, ése por el que todos preguntamos si es niño o niña, es un ser humano, y no deja de serlo porque haya venido “en mal momento”. Él o ella no tiene la culpa de haber aparecido inoportunamente, y hasta parece injusto tachar la existencia de un ser humano de“inoportuna”. La maravilla nunca es inoportuna, y una sola vida humana vale infinitamente más que todas las consideraciones y conveniencias.

Toda esta buena gente no se sorprendería al conocer, como comprobamos los que trabajamos con mujeres embarazadas en dificultades, que el aborto –sobre todo si es provocado- es un mal terrible, un trauma que queda para siempre, como un vacío que duele en el corazón de las chicas que abortan. No se sorprenderían de esto, porque todo el mundo sabe que una mujer no es un electrodoméstico, es una persona que tiene corazón y conciencia, aunque haya caído en la tentación de eliminar a ese hijo en un momento de debilidad y dificultad –y casi siempre, por lo que vemos día a día, sometida a insoportables presiones de su entorno-.
Pero esta buena gente que sabe todo eso, por desgracia muchas veces no llega a tomar la determinación de hacer algo. Pues bien, el próximo 17 de Octubre hay una marcha contra el aborto en Madrid, con el lema: “Cada Vida Importa”. Ojalá estuviésemos todos allí, para defender a los niños y a sus madres, para que se proteja toda vida prenatal y se planifiquen verdaderas ayudas para las madres y padres en situaciones difíciles.
No basta con no hacer el mal, es necesario oponerse a él y defender a los que no pueden defenderse por sí mismos. Muchos se desaniman y desaniman a otros, diciendo que de nada vale señalarse, de nada vale esforzarse y dar la cara, si luego los que mandan no van a cambiar nada, si todo va aseguir igual. Pero se equivocan, porque “lo único verdaderamente necesario para el triunfo del mal es que los buenos no hagan nada” (Edmund Burke).

1 comentario:

eligelavida dijo...

Totalmente de acuerdo. Además, no podemos esperar a que llegue ‘el momento oportuno’ para hacer las cosas. Cuando se trata de asuntos de esta gravedad, ‘el momento oportuno’ es AHORA. Un saludo.

Se ha producido un error en este gadget.