viernes, 22 de enero de 2010

El Dios verdadero (contra el panteísmo "New Age") - II


- "... Pues yo no veo ninguno" -replicó el inocente recluta.
- "Amigo, si los ves... es que no son apaches" (John Wayne)

Una de las características más señaladas del "dios-cosmos" (lo escribo ya en minúscula porque ha quedado claro que me refiero a un falso dios, a un ídolo), es que es abarcable por el conocimiento. Ese dios es la conciencia del universo, y por tanto uno cree que ya ha dado con la clave de lo que otros llaman "Dios". "En fin, claro, pues si los cristianos lo quieren llamar "Dios", que lo llamen, lo mismo que los mahometanos o los judíos, el caso es que yo ya sé lo que es" -piensa uno equivocadamente, situándose como el que ha desvelado el misterio que otros con tanta reverencia adoran, como algo oculto.

Nada que ver, sin embargo, con el Dios verdadero. Dios, en verdad, es infinito, es inasequible... Nuestro conocimiento puede morir de alegría en su descubrimiento, que cuanto más conozcamos de Él, más nos quedará por conocer.

No podemos ni imaginar su bondad. Me acuerdo de una frase de Santa Teresita: "te aseguro que Dios es mucho mejor de lo que piensas". "A Dios nadie lo ha visto jamás. Cristo, Hijo Unigénito del Padre, es Quien nos lo ha dado a conocer" (Evangelio según San Juan).

Por eso, creo que están más cerca de Dios aquellos que no lo ven, que aquellos que creen verlo, como me pasaba a mí. Parafraseando a John Wayne: "amigo, si lo ves... es que no es Dios".

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.