viernes, 22 de enero de 2010

¿Qué es la fe? (IV). Creer en Dios Creador es razonable.

¿Acaso no es increíble la propia vida?

 Que creer en Dios Creador sea razonable significa dos cosas:

- Primero, que la existencia de Dios no es un absurdo. Por ejemplo, sería absurdo pensar que la materia, sujeta a los condicionamientos de tiempo y espacio, se ha dado existencia a sí misma, o que la conciencia que tenemos de nuestra propia existencia emana espontáneamente de la materia. Nadie defiende eso, porque es absurdo. Hay quien dice que no sabe cómo ha aparecido la materia, o que no sabe cómo aparece la consciencia, pero nadie dice que aparezcan por generación espontánea (decir "nadie" diempre es exagerar un poco, claro; "hay gente pa tó", como dijo el torero). Para aceptar la generación espontánea del universo y de la consciencia, hay que aceptar efectos sin causa, hay que aceptar el absurdo. También se puede aceptar el absurdo, pero entonces se renuncia al conocimiento lógico. Y esa es precisamente la definición de algo no razonable: no razonable es aquella idea que, para aceptarla, hay que renunciar a la lógica.

- En segundo lugar, decir que la existencia de un Dios Creador es razonable implica que incluso se pueden dar razones que apunten hacia su existencia. Son pruebas lógicas de la existencia de Dios. No son pruebas en el sentido de las ciencias naturales, son de una naturaleza más etérea, y por supuesto, son discutibles:

1. Vemos que existe un mundo sometido a limitaciones, concreto, que no puede haber salido de la nada, ya que de la nada, no sale nada. Luego puede haber sido creado por un Ser no limitado, cuya esencia es existir. Puede parecer increíble, pero no se nos ocurre otra explicación. Y un Ser no limitado, cuya esencia es existir, no necesita haber sido creado: existe. Cuando Dios mismo se le presenta a Moisés en la zarza ardiente, éste le pregunta quién es, y Dios le dice: "Yo soy EL QUE SOY". Y añade que, cuando les hable de Él a los israelitas, les diga: "YO SOY me envía a vosotros..." De hecho, "YO SOY" se dice en hebreo YAVEH. En hebreo, el nombre con que se designa a Dios, significa "El Que Es". Y cuando Jesús es arrestado, le preguntan por su identidad, y responde: "YO SOY". Y todos caen despavoridos atrás, a tierra. Es una presentación de la divinidad de Jesucristo, que sus captores por un momento han vislumbrado. Pero bueno, esto ya son cuestiones de fe que van más allá de lo que nos ocupa ahora.

2. Vemos que somos conscientes de nuestra existencia, que tenemos un ser espiritual que va más allá de la materia. Nuestros átomos cambian y se reponen, pero yo sigo siendo yo, y tú sigues siendo tú, consciente de tu identidad. Esta consciencia espiritual no puede aparecer espontáneamente de la sola materia, ni aparecer espontáneamente de la nada, y por tanto, parece posible que sea creada por el mismo Ser Creador.

3. El mundo está ordenado por leyes físicas constantes. La ley supone un orden, cuando lo puramente natural sería el caos. El orden es la huella de la inteligencia, lo que los cristianos -y los antiguos griegos- llamamos la huella del Logos, que es el Creador inteligente.

Por todo esto, la creencia en Dios es razonable. Que sea razonable no quiere decir que para muchos no pueda parecer "increíble". Para mí también es "increíble", la verdad, y eso que soy creyente.

Voy a ilustrarlo con un cuento. Por ejemplo, vemos una cosa que nos deja estupefactos (como estupefactos nos deja la existencia): un niño de ocho años nos entrega unos pentagramas donde se cifra una música polifónica "secreta" que sólo se puede oír en el Vaticano, y de la que está prohibida la circulación de copia alguna. Ese niño fue el pasado Domingo al Vaticano, y es posible que oyera aquella pieza en la Misa. Explicación: no se nos ocurre otra, que el niño haya memorizado la pieza, y la haya escrito al llegar a casa. Es razonable, pero para muchos es tan maravilloso, que es increíble. Es verdad, es increíble, pero no más increíble que encontrarnos un niño que nos enseña una obra de la que no circula ninguna copia.

Hay muchas personas que no es que nieguen a Dios, pero les resulta completamente increíble: la historia de un Dios Creador parece demasiado maravillosa, demasiado... increíble, no hay otra palabra mejor. Pero... ¡si toda nuestra existencia es increíble, si el universo es increíble, si cada nueva personita que viene al mundo es increíble...! ¿Nos vamos a extrañar de que la explicación a toda esta maravilla increíble, no sea a su vez algo maravilloso e increíble...? ¡Si vivimos instalados de lleno en el milagro!


El relato es verídico, por cierto. El niño es Mozart, y la obra, el Miserere de Allegri, una obra impresionante.

6 comentarios:

David dijo...

Hola. Dices que nadie defiende que la materia, la conciencia etc... surga expontaneamente, no se defiende porque sea absurdo (que puede ser), si no porque no se sabe a ciencia cierta, sin embargo niegas dicha teoria por que no es la respuesta que tu quieres oir. Segundo, estoy de acuerdo que la vida en si es increible, la naturaleza, la inteligencia, el amor, el humor, cosas increibles, las guerras, la maldad, el hambre, las catastrofes naturales, el odio, el reencor, la envida, cosas que todas ellas "emanan" del hombre, si me parecen increibles. Es posible que la respuesta a todas estas cosas increibles sea en si misma increible, como puede ser Dios, pero eso no significa que lo sea, dar por echo algo que puede ser es algo que en he vivido en mis huesos muchas veces y que la mayoria da las veces no han traido nada bueno.

POBRES IGNORANTES, Prefiero ser dueño de mi ignorancia que exclavo de algo que puede ser de igual manera que no puede ser.

Por cierto y refieriendome a lo anterior, crees que es absurda la "teoria" del big ban (que la materia surgio expontaneamente) y sin embargo no crees absurdo, que un ser todo poderoso que siempre a exisistido, que ni siquira fue creado ni por él mismo, sea el causante de todo.

Si en alguna parte de mi escrito te sientes ofendido en algun aspecto te pido perdon de antemano no es mi intencion en absoluto, te hablo desde el respeto ante todo.

un saludo

Emilio Alegre dijo...

David, tengo por norma no publicar respuestas que contienen mensajes ofensivos tales como "POBRES IGNORANTES". En tu caso he hecho una excepción porque la cosa es leve, al final muestras respeto, y el mensaje no se queda en eso, sino que plantea cuestiones interesantes.

Para saber si algo es razonable o no, no se pueden rechazar preguntas. Quiero decir, que es necesario preguntarse si de la nada puede salir algo.

No conozco a nadie que plantee siquiera la posibilidad de la generación espontánea de la materia o de la conciencia (como no sea Isaac Asimov en sus cuentos de ciencia ficción sobre autómatas que cobran vida propia). Sobre la generación de la materia, hay quien defiende sin pruebas el "universo pulsante", y había quien defendía la teoría del Universo Estacionario (es decir, que el Cosmos ha existido desde siempre), hasta que esta teoría se demostró que era falsa, y que hay un principio de la materia, e incluso del tiempo, que es el Big-Bang. Fred Hoyle era ateo y defendía el universo estacionario, tuvo que abandonar esa teoría.

No obstante, ni el Universo estacionario ni el Universo con un principio tienen más o menos que ver con que haya Creación o no. Aunque el Universo fuera estacionario, la pregunta de "¿por qué hay algo en lugar de nada?" sigue siendo válida, y no es posible descubrirla con la física, porque va más allá de ella.

La teoría del Big Bang no no presupone que la materia surgió de la nada. Esa teoría cuenta lo que pasó, y es que hubo un momento donde empezó el tiempo, el espacio y la energía-materia. Yo no creo que esa teoría sea absurda, todo lo contrario, creo que el Big Bang existió.

Veo que estás de acuerdo en que la causa de algo maravilloso e "increíble" puede ser a su vez maravillosa e "increíble", solo que dices que no tiene por qué ser así. Estoy de acuerdo, lo único que pretendía es explicar que algo no es absurdo solo porque sea maravilloso.

Desde tu punto de vista, crees que es posible que Dios exista y es posible que no exista. Sin embargo, decides vivir como si no existiera, y nos llamas esclavos a los que vivimos reconociendo su existencia. ¿Por qué? ¿No serías tú igual de esclavo por haber elegido la otra opción, por vivir pensando que todo esto es una historia sin sentido, que no hemos sido creados por amos, que nuestra vida se acabará para siempre cuando muramos, que los que sufren nunca van a ser consolados ni existirá nunca la justicia que todos anhelamos? Yo soy libre, porque Dios me ha llamado y yo he creído en Él libremente, y todo desde entonces han sido liberaciones para mí.

David dijo...

Hola Emilio.

En primer lugar lo de "POBRES INGNORANTES" no es un ataque que te haga a ti o a los cristianos en general, era solo una referencia que tú hacias en tu articulo a los ateos, aunque tal vez no lo haya leido bien, te pido disculpas por eso, es un claro mal entendido.

En segundo lugar, no llamo exclavos a los que creen en Dios, solo que me sorprede muy mucho como pueden hacerlo (aunque eso es otro tema que habria que discutir mas en profundidad) de hecho envidio a los creeis en algo, ya sea en Dios, Buda, Ala, etc... porque creo que el ser humano es un ser necesitado de creencia y el creer (en lo que sea) ayuda bastante. Yo no eligo no creer en nada, solo que mis creencias son mas limitadas que las tuyas, ya que yo solo puedo creer en aquello que veo o que de algun modo puedo saber de ello. Soy incapaz de darle una explicacion a algo de lo cual no tengo la respuesta, a lo largo de mi vida en visto que hay muchas respuestas posibles para muchas preguntas sorprendentes. No os llamo exclavos porque creeis, sino porque creis con FE ciega una POSIBILIDAD, aunque ya te digo que os envidio ya que tampoco os comeis la cabeza con que puede ser sin llegar a saber.

No quiero tampoco aburrirte tan solo queria aclarar eso, aunque me pueda alterar mas o menos simpre respeto a todo el mundo.

Una ultima cosa, queria preguntarte personalmente (si no quieres no respondas) me gustarias saber ¿como entro Jesús en tu vida? y ¿como sabias que era EL?

Un cordial saludo.

Emilio Alegre dijo...

Bueno, disculpa tú también, David. Yo decía que los que no creen en lo maravilloso por ser demasiado maravilloso son unos "inocentes", porque estamos rodeados de la maravilla, como lo es nuestra propia existencia. Cuando digo que son unos inocentes lo pienso en tono un humorístico, lo que pasa es que por escrito el tono no lo he logrado trasmitir bien. Así que ahora lo quito.

Muchas gracias por tus preguntas. No hay preguntas más agradables de responder para un converso, es como cuando a una pareja le preguntas cómo se conocieron, o como cuando a unos padres les preguntas por el nacimiento de sus hijos. Y a la vez... ¡es tan difícil contestar bien...! Llevo años intentándolo, y nunca quedo satisfecho. En este blog ya hay algunas entradas que responden parcialmente a eso, y por tu pregunta las he agrupado bajo la etiqueta "mi conversión". Pero voy a tratar de responderte mejor en la próxima entrada.

Un cordial saludo

el chino catolico dijo...

Muy buen post Emilio, comparto tus opiniones.
Lo interesante del asunto está en el hecho que los humanos estamos hechos para creer.
No ha habido una civilización en la historia que no haya creído en "algo o alguien", obviamente hay excepciones, siempre los ha habido, pero en términos generales toda cultura se jacta de creer.
Ahora bien, estamos tratando de razonar y demostrar con algunos hechos concretos sobre un "ser" que consideramos extraordinario, o sea, totalmente fuera de nuestra lógica y tratamos de demostrar su existencia utilizando nuestra lógica, ¿es eso posible? obviamente no.
Dios está por encima de nuestros razonamientos.
Muy interesante el tema, yo estoy recién convertido tambien

Emilio Alegre dijo...

¡Cuánto me alegro de tu conversión, chino! Ya sabes que hay más alegría en el Cielo por un pecador que se convierte, que por 99 justos...!

Sobre lo que comentas, hay un párrafo del Catecismo que aclara bastante. Dice el punto 35:

"Las facultades del hombre lo hacen capaz de conocer la existencia de un Dios personal. Pero para que el hombre pueda entrar en su intimidad, Dios ha querido revelarse al hombre y darle la gracia de poder acoger en la fe esa revelación. Sin embargo, las pruebas de la existencia de Dios pueden disponer a la fe y ayudar a ver que la fe no se opone a la razón humana".

Creo que por primera vez acabo de entender bien esto. Por la razón, como decías tú, no se puede llegar a lo mismo que lleva la fe, la razón sólo te deja en disposición de acoger la fe, por ver que la existencia de Dios no es irracional, primero, y que, además, es razonable.

Bueno, un abrazo, hermano, y gracias por tu comentario, que me ha ayudado mucho a entender esto.

Se ha producido un error en este gadget.