viernes, 6 de enero de 2012

Sólo en Cristo hay salud (sobre el yoga)

 
"Uno solo es vuestro maestro: Cristo" (Mt 23,10)

En respuesta a un amigo lector que me pregunta sobre el yoga, aprovecho para comentar lo que pienso sobre él. Aunque parezcan cosas distintas, en esencia está muy unido a esas otras prácticas orientales de crecimiento espiritual y sanación mental o corporal.

El yoga es una práctica de las que se llaman "iniciáticas". Eso quiere decir que según tú vas aprendiendo y te vas introduciendo en eso, te van contando poco a poco lo que de verdad es, y solamente a los que ya son muy expertos se les van descubriendo sus mayores secretos.

Conozco a una persona que estuvo muy introducida en el yoga. Llegado un punto, le enseñaron una especie de cantos en lengua hindú, en indi. Pasado un tiempo, él tenía curiosidad por saber qué significaba aquello que él estaba diciendo durante su práctica, y logró que se lo tradujeran: eran invocaciones a los demonios. Es decir, cuando él estaba practicando yoga, "olvidado" de sí mismo, con las defensas bajadas, lo que estaba recitando eran llamadas al demonio. Dejó todo aquello y empezó a darse cuenta del sentido maléfico que tenía todo aquello.

El yoga promete una forma de "crecimiento" espiritual. Ahí se da el primer error: en no reconocer que lo que el hombre necesita no es crecimiento, sino sanación del pecado, de su naturaleza herida. Pero el mayor problema es que, como la única verdadera sanación espiritual nos viene por medio de Jesucristo, el yoga se olvida de eso y busca una vía alternativa: sanación espiritual sin Cristo. O lo que es lo mismo, liberación, redención sin Cristo. Esto es lo que decía el entonces cardenal Joseph Ratzinger en el libro-entevista "Nadar contra corriente":


"El riesgo es que el yoga pueda transformarse en un método autónomo de 'redención', desprovisto de un verdadero encuentro entre Dios y el hombre".

No es malo que alguien que no conoce a Cristo anhele su sanación espiritual. Es buenísimo. Nuestros antepasados griegos y romanos más sabios buscaron esa sana espiritualidad en la pr´ñactica del bien, en el seguimiento e la conciencia recta, sin saber que precisamente "la conciencia es el primer vicario de Cristo", como decía Henry Newmann. En el fondo, estaban rechazando el pecado y yendo en la buena dirección, aun en medio de las tinieblas.

Pero los yoguis no buscan la sanación ahí, sino en la "conexión" con otros poderes que están en la naturaleza. Eso es un error. Y para una persona que sí conoce a Cristo, buscar sanación espititual en poderes distintos de Él, de su gracia y, con ella, de la obediencia a su voluntad, luchando contra el pecado, no es ya que sea un error, es mucho más grave, es una forma de apostasía. Lo malo es que uno empieza a poner su confianza fuera de Cristo, en otras cosas, casi sin darse cuenta, y poco a poco va desplazando sus apoyos espirituales, quitándolos de cristo y teniéndolos en otro lugar, en otro poder.

¿Y cuál es ese otro poder que no es humano y que tampoco es divino, que nos promete lo que no nos puede dar, la salud espiritual, porque él mismo no la tiene? El mismo que le prometió a Eva que serían como dioses, el mismo que le prometió a Jesús la propiedad del mundo entero si le adoraba, el mismo que día a día nos promete la felicidad al ofrecernos el pecado. Esos poderes que están en la naturaleza pero no son de la naturaleza, son los del príncipe de este mundo, Satanás.

Por eso, lo que hace el yoga y la meditación budista, con su apariencia de inofensivos, es deshacernos de nuestro propio control, nuestra sagrada propiedad sobre el cuerpo, la mente y el espíritu, para dejarnos indefensos y que nuestra casa esté abierta de par en par para los malos espíritus.

Todo lo contrario de la oración, que es ponernos en movimiento espiritual, mental y corporal implorando la gracia que nos viene por Jesucristo, movidos por el Espíritu Santo desde el principio, estableciendo un contacto personal con Dios, que nos ama y nos infunde su amor.


Otro peligro de ponerse en contacto con esos poderes que hay en el mundo, que son los malos espíritus (lo sepamos o no), es que esos poderes existen, y tienen verdadero poder y control sobre el mal. Pueden darnos temporalmente algo que se parece a lo que necesitamos, para quitárnoslo luego y mantenernos apegados a ellos, con el único fin de que pongamos nuestra confianza en ellos, en esos poderes, y nos vayamos desapegando de Cristo. Con el tiempo, veremos que no nos darán verdadera alegría, como sí nos la da Cristo, aun en medio del dolor, sino que nos iremos llenando de tristeza, desidia espiritual y desesperación, aun en medio del bienestar. No sabremos por qué y recurriremos cada vez más a estas prácticas en busca de migajas de esa falsa sanación, y así nos irá agarrando el príncipe de este mundo.

Quizá alguno pensará que esto son locuras o exageraciones, pero como no escribo para contentar, sino para deciros la verdad de lo que realmente pienso, pues aquí está. No quiero ofender a nadie, pero creo que esto es un peligro, algo mucho más dañino de lo que muestra su apariencia inofensiva.

Aún así, puede haber personas que piensen que, si no se entra en profundidades espirituales, y se practica el yoga como una especie de "gimnasia" meramente corporal, puede ser bueno y relajante... ¿Seguro?

No hay nada "meramente corporal". Nos hemos olvidado de que el cuerpo es inseparable del alma, que no son realidades separadas, sino mucho más unidas de lo que parece. Yo lo he descubierto al utilizar el cuerpo en la oración. Hay posturas corporales que son objetivamente de petición, de apertura del corazón a Dios, como es el ponerse en la disposición del mendigo, las manos abiertas y vacías con la palmas hacia arriba, reconociendo su Todo y pidiéndole para nuestra nada. Hay posturas y actos que son objetivamente de alabanza, como es el alzar los brazos y el rostro hacia el Cielo, como dicen los salmos. Hay posturas que son de adoración, como el arrodillarse o mucho más, echarse todo a lo largo en el suelo. Por eso, orar con todo nuestro ser, que es algo que hemos olvidado, es una maravilla, porque el cuerpo ayuda a mover el corazón en la oración.

Yo no sé qué significarán específicamente las posturas del yoga, pero estoy seguro de que son inseparables de su esencia. Además, de algo que es maléfico, yo no quiero ni el envoltorio, porque puede estar contaminado. Estoy seguro de que las posturas del yoga llevan al corazón por un camino equivocado y perjudicial.

Me parece que muchos en la Iglesia están siendo muy inocentes con todo esto, y no se dan cuenta de lo grave que es. La mentalidad racionalista de muchos les lleva a no darse cuenta de los poderes que se ponen en movimiento, y que no son ni divinos, ni humanos. Lo mismo que no es igual "jugar" a la ouija que al juego de la oca, no es lo mismo hacer yoga u otros ejercicios corporales desarrollados para poner en juego estos poderes o energías ocultas, que practicar una buena gimnasia. Y hay muchísima gente muy dañada espiritualmente por estas prácticas, que son anticristianas y dañinas. Yo aconsejo dejarlas totalmente, lo mismo que los amuletos, supersticiones, adivinaciones, reiki y todas esas formas de presencia maléfica, incluidas todas las prácticas budistas de diversas corrientes, y confiar sólo en el Señor y en su poder para sanarnos del pecado, curar nuestro corazón y librarnos de la muerte.

A los que dicen: "pero es que a mí me viene muy bien, pero es que a mí me ha curado tal práctica de reiki, etc.", yo les diría: si funciona, peor. Porque si no funcionase, podría ser mero engaño humano, y eso todo lo más sería tirar el dinero. Pero si funciona, es que ahí se han puesto en marcha poderes que no son ni de Dios, ni del hombre, y sólo pueden ser de los malos espíritus. Estos malos espíritus usan el poder que tienen para darte "migajas" que te relajen o satisfagan temporalmente, para que pongas tu confianza en ellos y no en Cristo, nuestro único Salvador. Pero no te darán la paz, porque no la tienen; al contrario, te la quitarán. Sólo Cristo puede darte la verdadera paz, que procede sólo de Él."En ningún otro hay salud, pues ningún otro nombre nos ha sido dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvos" (Hechos 4,12).

47 comentarios:

Alonso Gracián dijo...

El documento "Jesucristo portador del Agua de Vida" nos sigue alertando contra los conceptos novaerianos, enseñándonos su preciso significado.

Veamos algunos más.

""INICIACIÓN: en etnología religiosa es el viaje cognitivo yo experimental, mediante el cual una persona es admitida, individualmente o como miembro de un grupo, a través de rituales particulares, a formar parte de una comunidad religiosa, una sociedad secreta (p.e. la Francmasonería) o una asociación mistérica (mágica, esotérico-oculta, gnóstica, teosófica, etc.). "

Alonso Gracián dijo...

"OCULTISMO: el conocimiento oculto (escondido) y las fuerzas de la mente y la naturaleza se hallan en la base de las creencias y prácticas vinculadas a una supuesta « filosofía perenne » oculta, derivada, por una parte, de la magia y la alquimia griega antigua, y de la mística judía por otra. Se conservan ocultas mediante un código secreto impuesto a los iniciados en los grupos y sociedades que conservan el conocimiento y las técnicas que implican. En el siglo XIX, el espiritismo y la Sociedad Teosófica introdujeron nuevas formas de ocultismo que, a su vez, han influido en varias corrientes de la Nueva Era."

" Toda vida, tal como la percibimos con los cinco sentidos humanos o con los instrumentos científicos, no es sino el velo externo de una realidad invisible, interior y causal. "

"CHANNELING. (canalización): los mediums psíquicos sostienen que actúan como canales de información de otros yoes, normalmente entidades incorpóreas que viven en otro plano. Pone en relación a seres tan diversos como maestros excelsos, ángeles, dioses, entidades colectivas, espíritus de la naturaleza y el Yo Superior. "

""CHAMANISMO: prácticas y creencias vinculadas a la comunicación con los espíritus de la naturaleza y con los espíritus de los muertos mediante la posesión ritual del chamán (por parte de los espíritus), a los que éste sirve de médium. El atractivo de estas prácticas en los círculos de la Nueva Era se debe a que ponen el acento en la armonía con las fuerzas de la naturaleza y en la sanación. A ello se añade también una imagen « romántica » de las religiones indígenas y de su cercanía a la tierra y a la naturaleza."

""MONISMO: doctrina metafísica según la cual las diferencias entre las cosas son ilusorias. Sólo hay un ser universal único, del cual cada cosa y cada persona son sólo una parte. En la medida en que el monismo de la Nueva Era incluye la idea de que la realidad es fundamentalmente espiritual, es una forma contemporánea del panteísmo (que rechaza a veces explícitamente el materialismo, en especial el marxismo). Su pretensión de resolver todo dualismo no deja lugar a un Dios transcendente, de manera que todo es Dios. Para el cristianismo se plantea un problema ulterior cuando se suscita la cuestión del origen del mal. C. G. Jung vio el mal como el « lado sombrío » de Dios, que, en el teísmo clásico, es todo bondad"

Longinos dijo...

Ayer estuve releyéndolo entero. El error fundamental novaeriano que cita al principio es el panteísmo pero, aunque menos explícito, denuncia a lo largo de todo el texto -y se ve ya en el título- el que yo creo que es el error germinal, y es el rechazo de la mediación universal de Jesucristo, que se produce en un alma endurecida por el rechazo del Logos. En ella la Palabra es como la semilla que cae en el camino.

Longinos dijo...

Pongo aquí lo que me ha parecido una conclusión práctica, al final del comentario del encuentro de Jesús con la samaritana. Pero no lo entiendo muy bien:

"El hecho de que la historia tenga lugar junto a un pozo es significativo. Jesús ofrece a la mujer « un manantial que brota dando vida eterna » (v. 14). La delicadeza con que Jesús trata a la mujer es un modelo de eficacia pastoral: ayudar a los otros sincerarse sin sufrir en el doloroso proceso de reconocimiento propio (« me ha contado todo lo que he hecho », v. 39). Este enfoque podría producir abundantes frutos con quienes se sienten atraídos por el « aguador » (Acuario) y siguen buscando sinceramente la verdad. Habría que invitarlos a escuchar a Jesús, que no sólo ofrece agua para saciar nuestra sed, sino además las profundidades espirituales ocultas del « agua viva ». Es importante reconocer la sinceridad de las personas que buscan la verdad; no se trata de falsedad o de auto-engaño. También es importante ser paciente, como todo buen educador sabe. Una persona poseída por la verdad se ve repentinamente llena de una sensación de libertad completamente nueva, especialmente frente a los errores y temores del pasado. « Quien se esfuerza por conocerse a sí mismo, como la mujer junto al pozo, infundirá a los demás un deseo de conocer la verdad que puede liberarlos también a ellos ».87

La invitación a seguir a Cristo, portador del agua de la vida, tendrá un peso mucho mayor si quien la hace se ha visto profundamente afectado por su propio encuentro con Jesús, porque no se trata de alguien que se haya limitado a oír hablar de él, sino de quien está seguro de « que es realmente el Salvador del mundo » (v. 42). Se trata de dejar que las personas reaccionen a su manera, a su propio ritmo, y dejar a Dios hacer el resto".

Alonso Gracián dijo...

Dices: " es el error germinal, y es el rechazo de la mediación universal de Jesucristo, que se produce en un alma endurecida por el rechazo del Logos"

Yo llego a la misma conclusión.

Creo que eso está claro si leemos de manera profunda, y no sólo los sçíntomas. El panteísmo es un síntoma, el rechazo de la mediación de Cristo es la enfermedad.

Alonso Gracián dijo...

Sobre la conclusión práctica.

"La delicadeza con que Jesús trata a la mujer es un modelo de eficacia pastoral"

Nos pide creo yo que seamos muy sutiles, precisos y delicados en nuestro apostolado contra los novaerianos, a imagen del apostolado de Jesús, para que vean en nosotros la caridad del Señor y se sientan atraídos por Él.

Que hemos de atraer con delicadeza a los que, dentro de esta maraña novaeriana, buscan la verdad pero están confundidos, a los que tienen buena voluntad.

Nos pide que detectemos quienes tienen buena voluntad y le ayudemos con caridad.

Está hablando, pienso yo, de hacer un apostolado con santidad y caridad, simplemente, sin tomar a los novaerianos por malos, sino dando por sentado que algunos tienen buena fe, y que podemos suscitar en ellos el deseo del encuentro con Jesús, que es Quien actúa, no nosotros.

hay casos en que una persona se acerca a metasfísicas novaerianas por desesperación, ante una enfermedad, por depresión. Esta gente tiene buen fondo, pero están terriblemente confundidos, y su pecado y falta de auxilio sobrenatural les mantiene en tinieblas.

hemos de ser luz, y no hacer torpemente un apostolado de acoso y derribo, a la manera de los proselitistas. Creo yo que se refiere a esto, al apostolado de la caridad.

El texto, no obstante es un poco confuso y ambiguo, así que hemos de complementarlo con el Magisterio de la Iglesia en general..

Longinos dijo...

Estoy de acuerdo, Alonso, en eso del síntoma y la enfermedad, y es la respuesta a algo que he estado preguntándome durante años. Lo peor de los que están abducidos por la New Age no es lo que tienen, sino lo que les falta: le falta Cristo. Y no por ignorancia, sino por apostasía en muchos casos. El poder sanador que buscan es un sustituto de Cristo, al que rechazan como Señor y Salvador.

Cuando mostré esta verdad, de que Cristo es nuestro único Salvador, a un amigo que va a Misa pero está estancado en el New Age, él me insistía en que hay muchos "caminos", preocupado por otras personas que no quieren saber nada de Cristo, pero sí son espirituales, quieren relacionarse con Dios.

Y eso nos lleva a uno de los mayores errores de hoy en día: pensar que el objetivo de la evangelización es que la gente "se haga creyente" en el sentido de que crea en Dios.

Pero creer en Dios no nos salva, porque nadie puede ir a Padre si no es por Jesucristo. Es verdad que el panteísmo es una forma engañosa de ateísmo ("no hay más Dios que el Cosmos" es su fondo). Pero aunque una persona estancada en el New Age renegase del panteísmo y creyese en Dios creador, eso no cambiaría su desdicha. La creencia en Dios es una creencia meramente natural, no la fe sobrenatural que nos viene por la gracia.

Estamos tan acostumbrados a luchar contra el ateísmo, que no es más que irracionalidad, que confundimos evangelización con teodicea o con teología natural. La sanación de los novaerianos, en cosnecuencia, no puede venir de convencer a los que andan sumidos en la New Age de que Dios es Creador y distinto a la Creación., sino de anunciarles a Jesucristo como Señor y Salvador, único Camino hacia el Padre. Y rezar y mortificarse por ellos, para que reciban la gracia que necesitan para su conversión.

Alonso Gracián dijo...

Sí, has dado en el clavo del error de apostolado en una sociedad de bautizados radicalmente enfermos por su apostasía:

"pensar que el objetivo de la evangelización es que la gente "se haga creyente" en el sentido de que crea en Dios"

Esto es importantísimo.

Longinos dijo...

Un problema añadido es cómo se les anuncia el Salvador a quienes ya tienen una teoría de lo que pasa, y creen que no necesitan ser salvados, porque no han pecado. Creen que sus males y sus malas acciones son deficiencias provocadas por el entorno, pero no pecados voluntarios de los que son responsables. Quizá por ahí iba también el comentario de Jesús y la samaritana, en que Jesús le muestra sus pecados.

Alonso Gracián dijo...

Dices: "La sanación de los novaerianos, en cosecuencia, no puede venir de convencer a los que andan sumidos en la New Age de que Dios es Creador y distinto a la Creación., sino de anunciarles a Jesucristo como Señor y Salvador, único Camino hacia el Padre. Y rezar y mortificarse por ellos, para que reciban la gracia que necesitan para su conversión"

Yo llego a la misma conclusión, y `precisamente es esto lo que nos viene pidiendo la Iglesia con todo esto de la nueva envangelización.

Nuestro obispo d Rafael dijo unas palabras en este sentido en una de sus últimas homilias.

Alonso Gracián dijo...

"Creen que sus males y sus malas acciones son deficiencias provocadas por el entorno, pero no pecados voluntarios de los que son responsables"

Claro, no existe el pecado para ellos, sino las malas vibraciones, el estar desintonizados con la onda de la Madre tierra, el no tener equilibrio interior....

Alonso Gracián dijo...

También hay que tener en cuenta el irracionalismo de su apostasía, que les da una coraza ante los argumentos naturales sobre la existencia de Dios.

Longinos dijo...

...pero primero le ofrece el agua que salta hasta la vida eterna, con la que no tendrá sed.

Y es verdad, ¡hay que ver cuánto se parece esto de la New Age a lo que se cuenta en ese pozo! George explicó muy bien lo que les pasa a estas personas, que van a "beber ese agua" para sentir paz, y por un poco se relajan y tienen cierta apatiencia de paz, pero luego se les va y siguen necesitando, y así andan alienados, depndiendo de un flujo externo, de un sucedáneo de paz para sentirse bien. Es lo que dice Jesús a la samaritana: "quien beba de ese agua volverá a tener sed".

Pero quien beba del agua de Jesús, no volverá a tener sed. Y no es porque ya no necesite agua, sino porque ese agua que Jesús le dé se convertirá dentro de él en un surtidor que salta hasta la vida eterna. Por eso, aunque el cristiano vive en continua lucha hasta su muerte, tiene ya dentro de él la salvación, porque tiene al Salvador.

Longinos dijo...

Sí, es verdad, ¿cómo vas a argumentar la existencia de Dios Creador a quien rechaza la razón como medio de conocimiento? Ese camino es casi impracticable con ellos. Es más, lo aceptarán porque no consideran que haya distinción entre lo verdadero y lo falso, dirán que si lo quieres ver así, pues muy bien. Y hasta ellos lo podrán ver así, pero no como verdad absoluta, sino como forma subjetiva de ver a Dios.

Longinos dijo...

Pienso en la "Dominus Iesus" y me parece que contiene la doctrina más útil para sanar a los novaerianos. Y le da un sitio a la salvación de los que no conocen a Cristo, pero se salvan por la gracia de Cristo, si siguen su conciencia.

Longinos dijo...

Pongo aquí la "Dominus Iesus", declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe, sobre la Unidad y la Universalidad salvífica de Jesucristo y la Iglesia, aprobada siendo Papa Juan Pablo II y Prefecto de la Congregación el Cardenal Ratzinger.

Alonso Gracián dijo...

También hay que tener en cuenta que ese irracionalismo es

1) efecto de su apostasía: quien no confiesa al Logos, pierde su propio logos.

2) inducido por los poderes malignos, que mantienen el alma apegada radicalmente a lo terreno,

idolatrando la materia:

energía cósmica, vibraciones, cristales mágicos, amuletos "salvadores", ondas terrestres sanadoras del fen shui...

Es lo que dice Bloy en "En tinieblas": almas que sólo caminan a ras de tierra, que están aplastadas por su irracionalidad,

y no son capaces de levantar el vuelo, su apego diviniza la tierra en que se arrastran: Madre Gaia.

Todo esto viene del siglo XIX. Como dice Bloy:

"No hay duda de que esta guerra interminable desatada por los demonios ha rebajado tanto los caracteres que puede decirse que los corazones se mueven a ras de tierra"

Moverse a ras de tierra. Una magnífica imagen. La cruz sin embargo nos levanta, al ser alzados con ella, y nos permite volar. El anuncio de Cristo Crucificado fue el apostolado central de san Pablo,

y creo que mantiene todo su vigor entre los novaerianos, apegados a su diosa gaia y a su goecia esotérica de vibraciones terrestres y medioambiente divinizado, flores sanadoras, jardines zen, y rocas dadoras de paz. panteísmo, idolatría. Síntgomas de una enfermedad terrible.

Por eso, porque están rebajados sus caracteres, es decir, la voluntad está tan debilitada,

que el auxilio de la Gracia, que imprime en el ser humano el nuevo carácter de Cristo,

es absolutamente necesaria para que se levanten de la tierra idolátrica en que se arrastran, y salten hasta la eternidad con el Agua de Vida.

También necesitan dolor, mucho sufrimiento de cruz, pues sus corazones arrastrados por la ilusión de la nada confortante necesitan ser abiertos por el sufrimiento, como el grano que si no es triturado y no muere no germina.

Oremos y mortifiquémonos por ellos, como dices.

George dijo...

Hola Alonso!

lo poco que he dialogado contigo ha sido muy provechoso...siempre me dirijo al buen Longinos para que me explique algo o me dé su punto de vista.

Pero quisiera interactuar más contigo también.

Quisiera comentarte algo relacionado a la idolatría;por ejem. el yoga es idolatría, por igual se puede caer en la idolatría en dinero, bienes materiales, mujeres, drogas etc.

A esto quiero llegar con el tan afamado tema de la "supuesta" idolatría de imágenes de los católicos, mencionado y tan trillado por el protestantismo.

por supuesto ya me sé todos los versículos que pone el protestantismo de éxodo 20, salmo 115 y otros por ahí que rondan para defender su punto de la idolatría de imágenes por los católicos..... qué claro ellos los malintepretan.

Igual les he puesto infinidad de versículos a los protestantes donde Dios ordena a que se hagan imágenes(esculturas) gigantescas en su templo.... a fin de cuentas Dios NO prohíbe el uso de imágenes, si no que lo que prohíbe es que uno le dé a la(s) imágen(es)el lugar de deidad que ocupa el único Dios Verdadero...

Total! aun si el protestantismo por una u otra razón nos tachan de idolátras.

Bien sabemos que no solamente las Escrituras nos enseñan todo esto de lo que estoy hablando,si no también el catecismo católico y por supuesto la Santa Iglesia Católica.

Entonces ante todo lo ya dicho, sabemos que la ICAR NO es idólatra, ni los laicos en sí.

Sabemos que es muy grave en acusar de "idólatra" a alguien....

Pero yo me pregunto, sí en estos tiempos sigue aún existiendo en algunas culturas, credos la idolatría en las imágenes como el budismo, hinduismo y otras corrientes sub-sectas en el mundo, por qué no debería de haber también con muchos laicos o feligreses católicos idolatría también en las imágenes???

O sea me refiero católicos confundidos, o que no saben por ignorancia el significado o concepto verdadero que se le debe dar a las imágenes, y caen "sin mala fe" en la idolatría por así decirlo de manera "involuntaria" o "indirecta", pero a fin de cuentas es idolatría por qué le dan un significado erróneo a las imágenes como si fueran realmente la Virgen, santos o el mismo Cristo, o quizás crean que las imágenes sean como tipo dioses.....

Pregunto,Sí es algo común que llegue a pasar esto que te comento con algunos católicos que caigan en la idolatría de las imágenes aunque sea sin mala fe, solo por ignorancia, lo cual se convertiría en una idolatría que yo llamaría involuntaria o indirecta como ya dije.....

sí podría suceder eso con algunos católicos??? o es ilógico, irracional e impensable lo que estoy comentando, y solo exclusivamente puede suceder la idolatría de las imágenes en el budismo, hinduismo y otras corrientes sub-sectas???

Muchas gracias, Alonso

Espero tus comentarios..

Un abrazo en el Señor!

Alonso Gracián dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alonso Gracián dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alonso Gracián dijo...

Hola George

Encantado de hablar contigo.

En la polémica sobre las imágenes con protestantes, ellos suelen hacer alusión a pasajes del Antiguo Testamente, como tú bien sabes.

A esto hay que objetarles que:

1. Jesucristo supera todo el orden sacral de la Ley mosaica y la deja atrás.

2. Cristo inaugura un orden nuevo de sacralidades.

¿Por qué?

Por la Encarnación.

Este es el acontecimiento fundamental de Dios, el Evento supremo: el Dios invisible se hace visible, tiene rostro, cuerpo, piel, manos. Imagen. Cristo es imagen real y viviente de Dios. Es Dios Encarnado.

Con ello, Dios adopta una nueva pedagogía en que la Mediación de seres creados es fundamental. Con esto, el Señor demuestra que Cristo es el Señor de toda la Creación y que la puede usar COMO INSTRUMENTO SUYO para comunicarnos sus gracias.

Es lo que podemos llamar llama Mediación de lo Sagrado.
--Mediación que tanto odia el catarismo, como llevamos tiempo reflexionando con Longinos.

Este utilizar como instrumento suyo cualquier criatura creada, como un poco de agua en el bautismo, por ejemplo, o una imagen religiosa en la Liturgia, es lo que se llama culto de Dulía.

Un culto que nos viene directamente de la Encarnación de Dios, y del cual los signos veterotestamentales son prefiguraciones.

Tengo que salir, amigo George, esta noche te sigo comentando.

Un abrazo en Cristo

Alonso Gracián dijo...

Para explicar bien el culto a las imágenes hemos de tener muy claro previamente algunas ideas.

Vamos con ellas.

1º- Lo sagrado es siempre criatura.

--Jesucristo es sagrado, por su humanidad.

2º- Lo santo y lo sagrado son conceptos distintos

--que confundimos a menudo, y cuya distinción es importante para entender el culto de Dulía.

3º- Sólo en Jesucristo coinciden plenamente lo Santo y lo sagrado.

--Por eso en su Cuerpo, que es la Iglesia, son sagradas también aquellas criaturas visibles que sirven a Dios para obrar especialmente por ellas la santificación.

De ahí el término Dulía, que significa etimológicamente servidumbre, servicio.

Alonso Gracián dijo...

4º- Dios a menudo obra la santificación por medio de mediaciones visibles y creaturales, es decir, a través de lo sagrado.

--Lo sagrado, pues, sirve a la obra santificadora de Dios.

5º-La Iglesia, y solamente la Iglesia, tiene potencia sacralizadora, que procede de la sacralidad de Dios encarnada y visible en Cristo, y que es efectuada por el Espíritu.

6º-Nos unimos a Dios a través de lo sagrado-mediación, que nos habla de lo Santo. Pero no nos detenemos en lo sagrado, que es sólo mediación. Sabemos que el Eterno está más allá del velo creatural de lo sacro.

--Sabemos que Dios se amolda a nosotros y se manifiesta en signos visibles que operan su santidad en quien los contempla y vive.

Y esto posible porque Dios mismo, que era Invisible a nosotros, se ha hecho visible en carne y hueso en Cristo.

Alonso Gracián dijo...

Por todo esto, vemos que lo que realiza la Encarnación, entre otras cosas, es habilitar sobrenaturalmente a todo lo creado para poder ser sagrado y estar al servicio de la obra santificadora de Dios.

La sacralidad cristiana no viene por sí misma del carácter creatural natural, sino de la Encarnación de Cristo, que opera por la sacramentalidad de la Iglesia a través del Espíritu Santo.

Y esa sacralización se realiza por un Sacramento universal de santificación, que es la Iglesia.

En definitiva, la Iglesia sacraliza. la Iglesia hace posible el culto de Dulía, que es la veneración a todo lo que es sagrado porque sirve a la acción santificadora de Dios.

George dijo...

Muchas gracias Alonso por discernir mejor este tema de las imágenes.

Como dices solo la Iglesia tiene poderío sacramental y esto Santificada por el Padre, protegida(cuidada) por Su Hijo y guíada por el E. Santo....

En la Iglesia parte toda la verdad 1 Ti 3:15

Bendiciones

Alonso Gracián dijo...

Perdona el preámbulo sobe lo sagrado, George; me parecía importante para entender el culto a las imágenes.

Paso a hablar específicamente de esto.

El culto a las imágenes es cristocéntrico.

Así nos lo explica el Compendio:

"240. ¿Cuál es la finalidad de las sagradas imágenes?

La imagen de Cristo es el icono litúrgico por excelencia. Las demás, que representan a la Madre de Dios y a los santos, significan a Cristo, que en ellos es glorificado. Las imágenes proclaman el mismo mensaje evangélico que la Sagrada Escritura transmite mediante la palabra, y ayudan a despertar y alimentar la fe de los creyentes. "

Alonso Gracián dijo...

Fíjate qué cosa más impresionante dice el Compendio:

que las representaciones sagradas de la Virgen y de los Santos

SIGNIFICAN a Cristo.

Alonso Gracián dijo...

La Iglesia puede hacer una imagen de lo que ha visto de Dios, es decir, de Cristo.

Una imagen de lo que ha visto de Dios para RECORDAR lo que ha visto, para re-presentarlo en la memoria y celebrarlo y alimentar nuestra esperanza y devoción.

La imágenes sagradas se convierten así en memorial. En parte de ese gran memorial siempre actualizado que es la Divina Liturgia.

Como dice san Juan Damasceno:

""«En otro tiempo, Dios, que no tenía cuerpo ni figura no podía de ningún modo ser representado con una imagen.

"Pero ahora que se ha hecho ver en la carne y que ha vivido con los hombres, puedo hacer una imagen de lo que he visto de Dios.» (San Juan Damasceno, De sacris imaginibus oratio 1,16)."

La imagen sagrada nos recuerda lo que la Iglesia vió de Cristo. Cristo dejó de ser visto tras la Ascensión, no podemos ya verlo sino oculto bajo las apariencias del pan y del vino.

Las imágenes sacradas, los iconos, vuelven a presentarnos esa imagen, la re-presentan. Re-presentan la imagen de Cristo y de todo lo que hizo la Vida de Cristo, es decir, la Gracia, la santificación. Al contemplar a los santos contemplamos la acción de la Vida de Cristo en ellos, nos representan la Vida del Señor, la Gracia.

Nos recuerdan las maravillas que hizo la Gracia de Cristo, en sus santos,

y con este recuerdo alimentan nuestra esperanza y nuestro gozo.

Alonso Gracián dijo...

Por eso veneramos, amamos las imágenes sagradas que nos representan a Cristo en sus santos.

Y no adoramos un trozo de madera, sino que lo apreciamos en cuanto recuerdo y representación de Cristo o de su Gracia en sus santos, memorial plástico de lo que la Iglesia ha visto de Dios, que es Cristo.

La idolatría consistiría en creer que ese trozo de madera o de marmol SON DIOS y darle culto de adoración (de latría) a un trozo de madera. No verlo como un recuerdo sino como Dios mismo, un Dios "de madera". Pero, ¿en qué cabeza humana cabe esto? ¿Quién piensa que su madre es la foto de su madre, por la que la recuerda, y no su madre misma?

Cuando miro una foto de mi madre, no pienso que la foto, el papel es mi madre!! Aprecio la foto porque me recuerda a ella.

Alonso Gracián dijo...

Vale la pena estudiar el Magisterio de la Iglesia referente a este tema, sobre todo el texto imponente del Concilio de Nicea contra los iconoclastas, texto de doctrina maravillosa.

Perdón si es un poco largo, pero su forma de exponer la doctrina resume todo lo dicho hasta aquí, y lo hace de manera bellísima.

Alonso Gracián dijo...

"Magisterio del C.E II de Nicea

VII ecuménico (contra los iconoclastas)

Definición sobre las sagradas imágenes y la tradición

SESION VII

[I. Definición.] ...Entrando, como si dijéramos, por el camino real, siguiendo la enseñanza divinamente inspirada de nuestros Santos Padres, y la tradición de la Iglesia Católica pues reconocemos que ella pertenece al Espíritu Santo, que en ella habita, definimos con toda exactitud y cuidado que de modo semejante a la imagen de la preciosa y vivificante cruz han de exponerse las sagradas y santas imágenes, tanto las pintadas como las de mosaico y de otra materia conveniente, en las santas iglesias de Dios, en los sagrados vasos y ornamentos, en las paredes y cuadros, en las casas y caminos, las de nuestro Señor y Dios y Salvador Jesucristo, de la Inmaculada Señora nuestra la santa Madre de Dios, de los preciosos ángeles y de todos los varones santos y venerables.

"Contemplados por medio de su representación en la imagen, tanto más se mueven los que éstas miran al recuerdo y deseo de los originales y a tributarles el saludo y adoración de honor, no ciertamente la latría verdadera que según nuestra fe sólo conviene a la naturaleza divina;

"sino que como se hace con la figura de la preciosa y vivificante cruz, con los evangelios y con los demás objetos sagrados de culto, se las honre con la ofrenda de incienso y de luces, como fue piadosa costumbre de los antiguos.

"Porque el honor de la imagen, se dirige al original", y el que adora una imagen, adora a la persona en ella representada.

"[II. Prueba.] Porque de esta manera se mantiene la enseñanza de nuestros santos Padres, o sea, la tradición de la Iglesia Católica, que ha recibido el Evangelio de un confín a otro de la tierra; de esta manera seguimos a Pablo, que habló en Cristo [2 Cor. 2,17], y al divino colegio de los Apóstoles y a la santidad de los Padres, manteniendo las tradiciones [2 Thess. 2, 14] que hemos recibido; de esta manera cantamos proféticamente a la Iglesia los himnos de victoria: Alégrate sobremanera, hija de Sión; da pregones, hija de Jerusalén; recréate y regocíjate de todo tu corazón: El Señor ha quitado de alrededor de ti todas las iniquidades de sus contrarios; redimida estás de manos de tus enemigos. El señor rey en medio de ti: no verás ya más males, y la paz sobre ti por tiempo perpetuo [Soph. 3, 14 s; LXX].

Alonso Gracián dijo...

Santo Tomás de Aquino lo explica con su rotunda precisión :

"El culto de la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades,

"sino que las mira bajo su aspecto propio de imágenes que nos conducen a Dios Encarnado.

"Ahora bien, el movimiento que se dirige a la imágen en cuanto tal,

"no se detiene en ella,

"sino que tiende a la realidad de la que es imágen. (Summa theologiae, II-II, 81, 3, ad 3.)

Alonso Gracián dijo...

En el Antiguo Testamente existen pre-figuraciones de la Encarnación, anuncios de Cristo,

para representar lo cual Dios pide se realicen imágenes sagradas que signifiquen la futura Encarnación de su Verbo.

El culto de religión a las imágenes, pues, está ya anunciado en el Antiguo Testamento:

la serpiente de bronce ( Nm 21: 4-9; Sb 16:5-14; Jn 3: 14-15),

El Arca de la Alianza y los querubines: Ex 25, 18-20

Junto a la elaboración de prefiguraciones de la Encarnación, existe una firme ADVERTENCIA de Dios al culto idolátrico, a las imágenes idolátricas.

Alonso Gracián dijo...

En la teología de la Reforma existe una grave confusión entre las imágenes sagradas, que significan una realidad, Cristo Encarnado,

y las imágenes idolátricas, que no representan ninguna realidad, son vacías.

Una imagen sagrada re-presenta una realidad santa: Cristo y su acción en los santos.

Una imagen idolátrica no re-presenta algo real o existente: como los dioses no existen, representan seres que no existen, representan la nada.

Los demonios acuden en masa a la nada representada, y la ocupan, poniéndose en su lugar. Por lo cual cuando se adora una imagen idolátrica de un dios que no existe, lo que se adora es a un demonio. Porque detrás de la nada siempre está el maligno.

Alonso Gracián dijo...

En los tiempos antiguos, el pueblo de Israel era una diminuta minoria en medio de una nube de langostas de pueblos idolátricos.

Había un peligro enorme de caer en idolatrías, como refleja la Escritura. El pueblo de Israel siempre tuvo está tentación, la apostasía idolátrica, que Dios castigaba con las más grandes penas.

la imagen idolátrica es adorada (no venerada, es decir, se substituye la dulía por la latría)por sí misma,

y puesto que no representa nada que exista, y tiene tras ella a un demonio que llena esa nada, puede tener alguna forma de poder maligno.

Esto era lo que sobrecogió a los misioneros españoles cuando llegaron a México: Lo espantoso de las imágenes idolátricas aztecas siempre hambrientas de sangre humana y su poder sugestivo y aterrorizador.

Era frecuente que las imágenes idolátricas de los pueblos que rodeaban a israel, conllevaran cultos sangrientos, sacrificios humanos, rituales mágicos...

Era lógico que Dios protegiera de todo esto al pueblo elegido..

Nada que ver con las imágenes sagradas.

Alonso Gracián dijo...

El problema comienza cuando se PREFIERE la imagen material a lo que ésta representa.

Dice Bloy que la idolatría consiste en preferir lo visible a lo Invisible.

Cuando el pensamiento se DETIENE en la imagen visible y no va más allá, se produce una rotura, un vacuum, un vacío entre la imagen y Aquel que es representado en ella,

los demonios acuden a ese vacuum,

y se substituye lo sagrado por lo mágico. Y comienza la idolatría.

Es la esencia del pensamiento apóstata y mágico novaeriano.

Alonso Gracián dijo...

Lo sagrado por tanto está al servicio de Dios, muestra su santidad en Cristo y sus santos. Es la Dulía.

Lo mágico no está al servicio de Dios, sino del maligno. No hay dulía, sino idolatría.

La idolatría es una desacralización, por tanto una ruptura con la savia sobrenatural del poder sacralizador de la Iglesia,

consiste en romper la dulía, el servicio y darle autonomía a lo visible, que substituye a lo Invisible.

Alonso Gracián dijo...

Otro tema interesantísimo que surge de aquí,

es la obsesión que sienten los demonios por el vacío, por la nada, por llenarla.

Dice Bloy que allí donde no está la Gracia hay un demonio que ocupa su lugar...y que por eso

"nada pesa tanto como nada Nada".

Longinos, disculpa tantos comentarios y tanta extensión. Tal vez me he pasado!

Son temas que dan para mucho

Un abrazo, George y Longinos

Alonso Gracián dijo...

Por último, conectar esto con el tema de la entrada, el yoga.

Si es tanta la atracción que sienten los demonios por el vacío, por la nada,

se entiende que sean ellos los que están detrás de estas prácticas de meditación que no buscan sino crear el vacío en la mente.

Alonso Gracián dijo...

No es de extrañar pues lo horroroso y espantable de las imagenes hinduístas de las deidades yóguicas.

Alonso Gracián dijo...

En todo esto que estamos reflexionando quedan cosas por analizar.

Se me queda algo en el tintero...

Seguro que Longinos se dá cuenta de qué me falta por comentar acerta de todo esto y añade la perspectiva que falta para consumar el tema.

Como tantas veces ocurre, que él se da cuenta de algo que complementa y completa lo que expongo...Laus Deo!

Alonso Gracián dijo...

Y gracias a ti George por la unción y agudeza de tus comentarios.

Longinos dijo...

No te has pasado, ALonso, si lo dices por el número de comentarios. Está muy bien que escribas todo lo que te parezca. Adeemás, estoy de acuerdo en lo que dices.

Sobre lo que pasa con las imágenes cristianas, yo creo que en ese caso no hay probema por lo que representan. El problema es cuando, en una sociedad de personas que van apostatando en su vida, viviendo como si Dios ni existiera, apartados de la Iglesia y hasta atacándola cuando pueden, sin embargo mantienen la costumbre de venerar las imágenes y orar a Cristo en ellas.

Esa "oración" se reduce ya a monólogo, pues se habla con Cristo pero no se quiere escuchar a Cristo, que nos habla por emdiod e la Biblia, de la Iglesia, de la conciencia, de las mociones del Espíritu Santo... Se prefiere un Cristo que no habla, que se limita a escuchar peticiones y concederlas. Y aún así, a veces Cristo se vale de eso para mover a algunos a conversión. Yo no diría que eso sea idolatría, sino una piedad muy limitada y deformada. No es mala tanto por lo que es, sino por todo lo que le falta, sobre todo escucha de Dios.

Longinos dijo...

Lo digo contestando a la pregunta del final de lo que escribió George.

En cuanto al extremo de eso, que es convertir las imágenes sagradas en meros símbolos grupales, cuando ya no queda nada de fe, como vemos que pasa en algunas personas, eso no es ya ni piedad deformada y limitada, ni idolatría, es sacrilegio, usar algo sagrado de forma completamente profana, un pecado con tra el segundo mandamiento: no tomarás el nombre de Dios en vano.

George dijo...

Mi apreciado Alonso no me había percatado de todo lo demás que escribiste, hasta ahorita que voy entrando al blog ¡Muchísimas Gracias!

Qué te puedo decir, si me dices y su vez te agradezco por lo de “agudeza de tus comentarios”; pues qué no podría decir sobre ti ante la enriquecedora y muy brillante sinopsis, no cargado, si no “recargado” de datos teológicos, históricos, bíblicos y aún mejor para mi lo más importante y aún más plausible , son tus aportaciones personales como “Alonso” como tal; tener un diálogo para mi con un laico católico muy bien preparado (sea quién sea) que denote sus sabios conocimientos desarrollados por sí mismo donde a su vez sean compaginados, compatibles con la Historia, Enseñanza, Tradición de la Iglesia, la Teología y Escrituras, pues ¡qué más enriquecedor aún!

Comparto contigo, es bellísimo lo escrito por el C. de Nicea sobre las imágenes….. mejor explicado ¡IMPOSIBLE!

Referente a lo dicho del gran Sto. T. de Aquino sobre las imágenes, qué más puedo agregarle…. tú lo has dicho: “…lo explica con su rotunda precisión”.

Mmmhhh no sabía nada respecto a Bloy ahora que lo mencionas; acudí al internet a leer algo sobre él, fue un gran devoto a la IC y fue partícipe que mucha gente se convirtiera…. Lo que él comenta sobre ese “vacuum” en las imágenes, con esto, Alonso haces muy buena analogía con el ejem. que diste de los indios aztecas con sus imágenes(esculturas) que a primera vista solo con verlas pintan a lo diabólico, y en sí lo son; como dices tú los aztecas le daban una importancia a sus imágenes para que se llevara a cabo a cumplir sus rituales fumadísimos de sacrificios a humanos, que a final todo eso era caer en ese “vacuum” que dice Bloy, que los aztecas le daban un significado de supremacía divina a cada una de sus esculturas, que esto se traduce a lo que dices Alonso y lo pongo
textualmente: “….un dios que no existe, lo que se adora es a un demonio. Porque detrás de la nada siempre está el maligno”.

Para finalizar, entre muchos datos de todo tipo de colores y sabores como el “tutti-frutti” que abordaste en el tema de las imágenes, me gustó mucho en concreto esto que dijiste y que deja enseñanza clara sin duda alguna, y son 2 párrafos:

“Y no adoramos un trozo de madera, sino que lo apreciamos en cuanto recuerdo y representación de Cristo o de su Gracia en sus santos, memorial plástico de lo que la Iglesia ha visto de Dios, que es Cristo”.

“Las imágenes sacradas, los iconos, vuelven a presentarnos esa imagen, la re-presentan. Re-presentan la imagen de Cristo y de todo lo que hizo la Vida de Cristo, es decir, la Gracia, la santificación. Al contemplar a los santos contemplamos la acción de la Vida de Cristo en ellos, nos representan la Vida del Señor, la Gracia”.

Alonso, Un abrazo en el Señor.

George dijo...

Mi querido Longinos

Tu intervención al diálogo fue más que oportuna y bienvenida, a parte sobre todo que eres el anfitrión del blog.

Y ante el muy buen y extenso contenido sobre las imágenes de Alonso…….Alonso no se equivoca al decir que tú complementarías y completarías muchos temas como éste, el tema sobre las imágenes…….

Y la verdad Longinos con tu intervención le has agregado “la cereza al pastel”, cuando un laico católico de una u otra manera ha perdido su fe en Dios, en sí en Cristo; que esa persona significa Dios como un cero la izquierda, esto de considerar las imágenes pasa de lo sagrado a lo más indignante caer en la profanación como bien lo dices….. y sí ahorita reflexionando tienes razón y lo esclareces “brutalmente honesto” que esto va más allá de una idolatría, si no que es un “SACRILEGIO”(de lo sagrado a lo profano)…..

Y FINALIZANDO, así como puntualizas cuando alguien pierde su fe por completo en Dios, se puede llegar al grado lastimosamente perjudicial de hurtar imágenes sagradas dentro de una Iglesia con fines de lucro o peor aún para ser usadas en la santería o magia negra, cosas por el estilo….. Y ESTO ES UN SACRILEGIO.

Longinos, Dios te bendiga!

Longinos dijo...

Muchas gracias George, siempre me lees con buenos ojos.

Yo me refería también a cuando algunas personas tienen "afición" al alguna imagen, como se le puede tener a Messi o al Real Madrid, pero ya no creen en nada. Eso es también una forma de utilizar profanamente una imagen sagrada, aunque ellos lo hagan sin mala intención.

Se ha producido un error en este gadget.