domingo, 13 de enero de 2013

Objeción contra la fe: si hubiéramos nacido en China, no seríamos cristianos...

Un amigo me hizo ayer esta interesante objeción, que muchos nos hemos hecho muchas veces.

Es verdad -contesté-, si hubiéramos nacido en China, quizá ni siquiera habríamos oído hablar de Cristo, de que Él es Dios, que ha venido a liberarnos del pecado y la muerte, que ha resucitado y da la vida a quien cree en Él.

... Y si hubiéramos nacido hace 1.000 años, pensaríamos que la Tierra es plana. Tenemos suerte de haber nacido en una época en la que ya se sabe que la Tierra es redonda. No lo sabemos porque seamos mejores ni más listos, sino porque eso ya se sabe hoy.

Por lo mismo, somos afortunados de haber nacido en un país donde se nos ha enseñado quién es Jesús. Somos unos privilegiados.

Bueno, aprovecho esta entrada para orar por el pueblo chino, para que pueda recibir el anuncio de Cristo. Y por la Iglesia perseguida en china, por nuestros hermanos cristianos perseguidos, como el de la foto de arriba. Se lo pido al Señor y le pido a San Francisco Javier, que murió a las puertas de China, que ore también con nosotros al Padre, por Jesucristo, para que los chinos reciban el Evangelio, para mayor gloria de Dios.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.