domingo, 6 de diciembre de 2015

Salir de la pecera ( o el gran error del pensamiento moderno)

¿Cómo explicar a los demás peces que estamos en una pecera, sin darnos cuenta, desde que tenemos uso de razón? ¿cómo ayudarles a salir de esta "Matrix" alienante?

 Sí, amigo pez. Tú, como yo, has nacido en la pecera y crees que es un mar. Realmente, no sabes ni siquiera lo que es una pecera. No sabes que cada pensamiento, cada intención mental con la que sigues este texto, sólo sirve en la pecera...

 Desde pequeños se nos ha enseñado a pensar... Desde pequeños se nos ha enseñado a pensar mal, de forma equivocada... Lo aprendimos por ósmosis, por inmersión en el mundo que piensa así, que trata de conocer así... que hace como que trata de conocer así... y sólo se mira el ombligo.

 Fabricamos ideas, las gestamos en nuestro cerebro, y si suenan bien, las adoptamos. Si satisfacen nuestro ego, las adoptamos. Si nos suenan a algo parecido a lo que debe sonar la frase de la carpeta de una quinceañera, o las pintaditas de la pared de un pub bohemio, o las chorradas de la entrevista del grupo de moda, las adoptamos. Así funciona la pecera.

 Si necesitamos que Dios salve a todos, adoptamos esa idea. Nos suena bien, nos satisface, nos cuadra con la idea que nos hemos hecho de la misericordia. Si necesitamos que la misericordia sea perdonarlo todo, sin mirar nada, adoptamos esa idea. Si necesitamos que el amor sea darlo todo sin querer nada del otro, adoptamos esa idea, la compramos, nos vanagloriamos de ella, la pegamos en nuestra colección de pensamientos, de ideas, de creencias... de chorradas.

Hubo un tiempo en que los filósofos sabían lo que vale un hombre -o una mujer- y de lo que es capaz. Hubo un tiempo en que los hombres no tenían miedo de saber que conocían, y de expresar lo que conocían. Hubo un tiempo en que el hombre confiaba naturalmente, desde que tenía uso de razón, en su contemplación, en sus ojos del alma, y razonaba sobre lo que previamente había contemplado. Hubo un tiempo en el que los hombres pisaban tierra, y los peces nacían y nadaban en el mar.

 Hubo un tiempo en que el filósofo se atrevía a afirmar cosas como que el hombre sabio es el hombre virtuoso, y no pretendía buscar razones para sustentar esa verdad evidente. Y ahora es otro tiempo, el tiempo en que un idiota necesita buscar una razón para saber si existe. Tiempo en que se niega la humanidad de los niños no nacidos, el sexo de hombres y mujeres, la realidad de Dios y el amor que encierra la proclamación de la verdad.

 Y sin verdad, no hay encuentro. Un día, un explorador miraba extasiado la puesta de sol en la sabana de África. Se acercó un pastor masai y tranquilamente le dijo: "¿es bello, verdad?"

 Hubo un tiempo en que los hombres hacían amigos diciéndose la verdad.

 Desde que el hombre se centró en sí mismo solo, abandonó su centro, que es Dios, Cristo, y perdió el hilo de la Filosofía. Hubo un un tiempo en que las ideas no partían del pensamiento, ni se medían por la tranquilidad que proporcionaban, sino que partían de la realidad, de su comtemplación, y guiaban luego la razón para aprender esa realidad desconocida, a veces extraña y que interpelaba a los hombres. Hubo un tiempo en que contemplar y pensar era una aventura, en la que el hombre perdía el control de sus pasos y se enfrascaba, descubriendo nuevos paisajes de la creación que cambiaban su vida, que le "convertían"...

 Hubo un tiempo en que los peces no nacían, vivían y morían en la pecera; hubo un tiempo en que todo eso lo hacían en el mar... de la realidad.

 Es tiempo de saltar de la pecera, de ver, simplemente, que el amor es tan interesado que hace desear al ser amado, y ni siquiera hace desear algo de él, sino a él mismo. Es tiempo de ver que los embriones son seres humanos; es hora de ver que los hombres han nacido para ser sexualmente hombres, y las mujeres para ser mujeres, aunque se crucen problemas por medio... Es hora de partir de la realidad, de desechar toda idea aparentemente bonita que no sea fiel reflejo de la realidad que no nos inventamos, sino que nos encontramos.

 Es hora de renovarnos, de ser quienes somos, de vivir con Dios y para Dios.

 Es tiempo de ver la realidad y de proclamar la verdad.

3 comentarios:

maite martin dijo...

Hola soy una seguidora de tu facebook , soy cristiana y católica.

Estos días me siento mal por todo lo que está sucediendo en la actualidad en el mundo.

Quiero ir a votar creo que es un deber que cumplir.

No sé como actuar, ya nadie me inspira confianza, en la politica.

Si voto en conciencia, no tengo a nadie que defienda la vida y a las personas.
un saludo

Emilio Alegre dijo...

Perdona, Maite, no llegué a tiempo de contestarte. A lo mejor te sirvió el artículo en el que hablaba de Vox, la única opción nominalmente antiabortista, pero que decidí no votar.

Estoy seguro de que votaste en conciencia. Y sólo el voto que se hace en conciencia será útil, aunque no se vea su utilidad.

Muchas gracias por tu confianza y feliz Navidad!

Emilio Alegre dijo...

Bueno, puede que hubiera otros antiabortistas, pero en mi provincia no se presentaba ninguno.

Se ha producido un error en este gadget.